En Bhaktapur han concluido las actividades del #XTrailAdventure. Tras el descenso en BTT desde Nagarkot, -el conocido mirador del Himalaya más cercano a Katmandú-, hemos tenido la oportunidad de vivir de una visita guiada a la que es considerada la capital cultural del Nepal.

Famosa por su arquitectura, por la mezcla de templos hindúes y budistas, por las casas artísticas particulares con las ventanas de madera esculpidas y también por los palacios reales, Bhaktapur se ofrece como una ciudad que ha quedada intacta al paso del tiempo. En este sentido, una de las plazas más impresionantes, la de Durbar –en nepalí, palacio- fue considerada patrimonio de la Humanidad en 1979. Aunque también hay que apuntar que un reciente terremoto dejó afectados varios edificios, pero la ayuda de algunas potencias mundiales hizo posible una restauración casi inmediata. Nos contaban como anécdota que uno de los templos lleva el nombre popularizado de Helmut Kohl.

A diferencia de la zona centro de Katmandú, pasear por Bhaktapur supone un cierto viaje a ese Nepal que a pesar de la globalización todavía perdura. Y que guarda una cierta semejanza con el recuerdo intacto de esa primera impresión cuando visité Nepal en 1992. Es precisamente en los rostros de los ancianos y en su indumentaria todavía tradicional donde se alberga ese resquicio del pasado. Y creo que eso es precisamente lo que sin darme cuenta iba buscando el objetivo de mi cámara.

Aunque no podía dejar pasar por alto el hermoso y espléndido trabajo de la madera, presente en ventanales, tejados, bigas y en una inmensidad detalles y rincones de la ciudad, que conforman una ornamentación espectacular y un broche de oro a esa arquitectura de ladrillo rojo intenso, que es el color de la tierra. Las escenas representan pasajes del hinduismo, e incluso abundan las escenas del Kamasutra, con una visibilidad desacomplejada.

El budismo no es tan visible, pero ambas religiones, las principales en Nepal, conviven en perfecta armonía. Una atmósfera idónea para poner punto final a la espléndida convivencia y complicidad que hemos vivido durante estos días.