Podría escribir sobre ti tantas veces como te he escuchado, porque cada vez que lo he hecho, he descubierto algo nuevo de ti y me has llevado siempre a un lugar distinto. No me cansaría nunca de hacerlo, de escribirte, y si no lo hago más, es por no hacerme demasiado pesado, sobre todo entre mis amigos, los humanos, que ya me conocen la manía.

Pero de vez en cuando siento la necesidad imperiosa de hacerlo. Supongo que es la necesidad de comunicarme contigo dondequiera que estés, porque alguien que creó e imaginó todo lo que tú plasmaste en tantas partituras, debe estar escondido, seguro, en algún lugar de este gran enigma, que es el mundo y el universo.

061- Intent Cim

Y quiero pensar que de vez en cuando vienes a verme, durante los sueños en que apareces fugazmente, -entre las calles de Salzburgo que no he visitado nunca, o en alguna esquina de alguna ciudad imaginaria que aún no conozco-, por un gesto de simple complicidad. Entonces, piensa que me despierto con una enorme alegría, porque has tenido el gesto compasivo de hablar con alguien negado por la música, pero que te admira y te venera como casi nadie. Y sé que lo sabes, y sé que lo haces con la humildad de agradecerme todo el tiempo que he pasado a tu lado, todos los segundos, todos los minutos, todas las horas y todos los días, que he pasado bañado por tu música, y agradecerme como he llegado a cada una de tus notas, exquisitas, una detrás de otras, o todas al mismo tiempo, y a todos tus silencios, los maravillosos silencios que entre nota y nota has creado, para que yo entrara de lleno en tu universo, allí, en aquellas pausas donde todo cae, en el borde de vértigo donde todo se crea, donde el intérprete coge aire y el oyente se rinde irrevocablemente ante la belleza más simple, solemne, intensa, y pura que jamás se haya creado.

Hoy me has vuelto a salvar. Hoy nuevamente, mientras te escuchaba te me has llevado a un lugar, donde nadie más me puede llevar. Tu misterio, el misterio de tu creatividad, me obsesiona hasta tal punto, que a veces, mientras te escucho te miro fijamente, y te pregunto de dónde has surgido, de qué lugar de este mundo puede haber nacido todo lo que has compuesto, bajo qué misterio puede crearse tanta belleza desde la nada?

059- Intent Cim

Eres el paradigma de la existencia de una fuerza mayor. La más poderosa que existe a pesar de todos los pesares. Y si algún día todo este mundo desaparece, estoy seguro de que permanecerá para siempre, resonando por los confines del Universo, tu Lacrimosa, la delicadeza del veintidós, la profundidad romántica del veintitrés, la jovialidad de la Sinfonía Concertante, la solemnidad de Sarastro, la nobleza de Tamino, y la libertad ligera y pura de Papageno, tu alma libre y huidiza.

Eres el paradigma de una fuerza mayor. La que amalgama la materia para darle sentido a la vida. Seguramente de donde tú vienes se encuentra la génesis que explica todos los misterios y todos los interrogantes. Y sí, viniste por esta razón. Porque Tú eres la música. Porque Tú eres el Amor en estado puro. Porque Tú eres todas las preguntas, y todas las respuestas.