Hoy he terminado el libro “Jo Confesso” en un maratón final que duró toda la tarde, porque necesitaba terminarlo antes del ataque a la cima. Y mi obsesión perentoria venía ocasionada por un lado por la sed de la intriga, pero también para cerrar un capítulo importante de esta expedición antes de dar el primer paso hacia la cumbre. El libro me ha afectado tanto, -que es lo que trata la buena literatura-, que quería dejar esta historia tan conmovedora en el baúl de los recuerdos del Campo Base.
Así que entre todo lo que el libro me ha afectado, los nervios de intentar la cumbre, y la añoranza que llevo acumulada, estoy con los sentimientos a flor de piel.
El ataque será difícil. Como ya he dicho empezamos de cero, no tenemos tiendas ni nada, o sea que salimos desde el CB con todo el peso. Y además sólo hay cuerdas -si es que todavía hay cuerdas- desde el C1 hasta el C2.
Somos tres, Hélias, Boyan y yo, los que vamos a salir mañana a las 2 de la madrugada para intentar llegar al C2. Tendremos que abrir toda la huella desde el C1 hasta la cumbre, que prevemos para el día 24. Al día siguiente saldrá todo el resto de la gente con intenciones diferentes. Algunos, como Fernando Fernández y Pepe Saldeña, con la intención de hacer cumbre. Los coreanos no se sabe todavía.

IMG_2579

En resumen, que nuevamente me tocará pelear duro para subir a un ochomil de Pakistán, como ya ocurrió con los Gasherbrum I y II, y en parte con el Broad Peak.
Es lo que hay: mientras que en el resto de ochomiles hay un ejército de sherpas, aquí tendremos que subir al Nanga Parbat casi en estilo alpino! Y con el intento reciente por la nueva ruta glaciar del Diama, ya serán casi dos veces! Esto sí que no me lo esperaba.
Por otra parte, sé que Óscar en paralelo intentará el Broad Peak. Desde aquí desearle mucha suerte y sobre todo le deseo lo mismo que para mí: que regresemos ambos bien a casa. Los dos sabemos todo lo que ha costado llegar hasta aquí, el largo camino de años y años. Que la suerte nos acompañe.

 

Recorregut Total