No sólo se discute sobre el tiempo en los ascensores. Esta obsesión humana tan peculiar y generalizada, y que sitúa a los espacios del tiempo como los de mayor audiencia televisiva, también se traslada a los Campos Base del Himalaya.
Ayer fue un día de fuertes especulaciones meteorológicas. Todo el mundo aportando y comparando sus propias fuentes. Por un lado están los seguidores de Meteotest, que sigue los modelos de GFS, por otro lado las aportaciones individuales de amigos y conocidos que desde casa consultan webs varias y establecen medias peculiares. Por otro, Arjun,que aporta sus datos desde los servicios meteorológicos de la India. Ayer todos los pronósticos decían que hoy el viento paraba y que vendrían muchos días de paraíso terrenal. Las condiciones óptimas para atacar la cumbre.
Todos los pronósticos? No. Había uno, que venía de un lugar irreductible del nordeste peninsular, que llevaba la contraria y que se resistía a todos los ataques numéricos de una y otra parte. Su autor, Dani Ramírez. Ayer me insistía, contra todos los pronósticos, que hoy habría durante todo el día 120 km/h de viento en la cima. O lo que es lo mismo, la visita del famoso Jet Stream. Pues bien, esta pasada noche, nos ha venido a visitar con exquisita puntualidad el conocido e implacable flujo de viento.

167-CB-Jet Stream

Dado que todos los pronósticos daban buen tiempo, nuestra idea, y por extensión la de todos, era la de subir hoy al C1 para intentar cumbre el día 20. Yo no lo tenía muy claro, porque Dani ayer veía en sus previsiones bastante viento en altura hasta el día 20, en contra nuevamente de todos los pronósticos.
Pero he aquí que, esta mañana, al comprobar que Dani tenía razón, han entrado las dudas a toda la comunidad de escaladores. En conclusión y después de bastantes discusiones, algunos han tirado hacia arriba y otros esperamos un día más a ver cómo evoluciona todo.
Las dudas continúan para todos. Se trata de previsiones, y por tanto con un margen cierto de error, que en esta zona del planeta, es mucho más acusado. Lo tenemos todo preparado para salir como un cohete hacia arriba si la cosa mejora. Pero también tenemos la vista puesta más allá, por si se confirma que seguirá el viento durante los próximos días. El trabajo de los meteorólogos es francamente difícil. Y el nuestra, la de jugar con tantas variables, diría que también.